20170311

Puede

que me haya equivocado en muchas cosas
no limpiar muy a menudo
dejar de escucharte a ratos
odiarte mucho

y aún así quedarnos

- a veces, eres el que creí ver venir.-

Cuando por fin desaparezca

me olvidarás y continuaremos.

Continuamos y olvidaremos.

Duele

Quizás siga doliendo
otra eternidad más

pero ya veo la puerta
y quedan rendijas
y entra la luz

Amor

Eso que quisimos llamar amor
quiso
que nos despidiéramos
desconociéndonos
más aún.

Dices

Dices
que de alguna manera
fuiste bueno.

Ahora me apeno pensando
que nos hayan unido la duda
el cansancio, la sed, la sola lluvia
lo mismo que todo a lo que quisimos
llamar
amor.

Ahora miro atrás y pasa un carruaje y levanta polvaredas.
Miro atrás y es niebla.
Miro atrás y aunque a veces vuelva, algo nació roto.

20161031

No llores,

el mundo siempre estuvo tan solo.

Y aún así, lo cuidamos. Arreglamos los cajones del baño, colocamos los muebles de la cocina, cambiamos el sofá de sitio y abrimos aquella ventana

a puñetazos.



A día de hoy, el mundo es algo blanco en lo que al fondo suena un piano.

Hay que aprender que la fuerza es sólo un lugar transitorio. Que lo mejor estuvo siempre por llegar. Que aquella casa dejó de querer habitarnos.

Y ya no hay más.

20161030

El miedo

es

arrepentirse

de

todo.



Él escribía tan bonito que consiguió esconderse. Y ella, nunca se había fiado de nadie. Él hablaba tan bonito, que a veces parecía entender que ella era frágil, y que era parasiempre. A veces, ella se quedaba desnuda, con cara de terror y ahogo. (Como ahora). Pero él escribía luego tan bonito. Al final a ella se le pasaba el terror, cuando él volvía a hablar tan bonito. Ella nunca supo quién era él, y se quedó. Todas las veces, se quedó. Incluso cuando se fue, se quedó. Y él nunca supo que una vez, muy frágil y muy hermosa, fue suya. Que ella no supo irse, que ella sabe muy pocas cosas.

20160404

Casi



lo consigues otra vez.


(- Cuánto

adoro cada palabra

y cuánto

me destrozan los hechos.- )


Parece, hasta que nos hubiéramos conocido alguna vez. Que hubiéramos apostado el uno por el otro. Que hubiéramos creído que podíamos. Que nos hubiéramos jugado al nada o nada los mejores años de nuestras vidas.

Pero no. Desde aquí parecemos imbéciles. Y estamos solos.

,,,

Ahora sólo quedo yo.

Absolutamente

trastornada

por la muerte.


Y me parezco más a mí que antes, cuando por un momento casi fui feliz demasiados días seguidos. Pero eso era cuando lo de la esperanza. Y las ganas de todo. Ahora vuelvo a ser la que sabe que la única respuesta posible a lo real es llorar. Y llorar mucho. A menudo. Cada día.

Ahora quedo yo.

Diciéndome telodije.