20161030

El miedo

es

arrepentirse

de

todo.



Él escribía tan bonito que consiguió esconderse. Y ella, nunca se había fiado de nadie. Él hablaba tan bonito, que a veces parecía entender que ella era frágil, y que era parasiempre. A veces, ella se quedaba desnuda, con cara de terror y ahogo. (Como ahora). Pero él escribía luego tan bonito. Al final a ella se le pasaba el terror, cuando él volvía a hablar tan bonito. Ella nunca supo quién era él, y se quedó. Todas las veces, se quedó. Incluso cuando se fue, se quedó. Y él nunca supo que una vez, muy frágil y muy hermosa, fue suya. Que ella no supo irse, que ella sabe muy pocas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario